¿Por qué las fracturas son tan peligrosas para las personas mayores?

A medida que las personas envejecen, pierden habilidades motoras; en este sentido, los ancianos tienen más probabilidades de sufrir una caída; De hecho, los ancianos a menudo se ven obligados a hospitalizarse debido a caídas. Es más, a lo largo de los años, el cuerpo humano está perdiendo resistencia, por lo que las personas mayores tienen más probabilidades de sufrir lesiones antes de una caída.

Sobre esto, los expertos dicen que después de los 65 años, las lesiones por caídas son relativamente frecuentes; sin embargo, las consecuencias de una caída pueden ser bastante graves o incluso fatales.

Las fracturas pueden ser devastadoras para los ancianos

Una fractura de hueso es mucho más peligrosa para los ancianos que para los jóvenes; Esto se debe a varios factores. En principio, es importante aclarar que las personas mayores tienen más probabilidades de sufrir lesiones importantes tras una caída o un tropiezo.

En este sentido, es necesario tener en cuenta el hecho de que el proceso de envejecimiento disminuye la resistencia del sistema musculoesquelético; A esto hay que añadir la posibilidad de que los ancianos padezcan osteoporosis o alguna otra enfermedad que comprometa el sistema motor, los músculos y los huesos.

Además, este tipo de lesión puede tener un impacto significativo en la salud de las personas mayores; de hecho, las fracturas óseas pueden aumentar el riesgo de muerte hasta en un 25% para los ancianos.

Además de las implicaciones que pueden derivarse de una caída, como una contusión cerebral, las fracturas óseas son particularmente peligrosas para los ancianos ya que pueden comprometer su estado general de salud; Algunas de las consecuencias, como veremos a continuación, son la disminución de la movilidad, el riesgo de desarrollar neumonía y la pérdida de autonomía, que pueden llevar a altos índices de ansiedad e incluso depresión.

Te puede interesar:  Evolución del coronavirus: que es la mutagénesis letal

Además de la fractura, pueden ocurrir complicaciones peligrosas.

Primero, debemos tener en cuenta que a medida que envejecemos, nuestro cuerpo se vuelve cada vez más frágil y nuestra capacidad de recuperación disminuye; por lo tanto, la mayoría de las personas mayores con una fractura ósea requieren cirugía para reparar la lesión.

Por lo tanto, la cirugía puede ser extremadamente peligrosa para los ancianos; La anestesia y la cirugía en sí agregan estrés al cuerpo, especialmente al corazón, lo que puede desencadenar o empeorar problemas cardíacos.

Además, las fracturas requieren una disminución de la movilidad para lograr la recuperación. Por lo tanto, las fracturas pueden llevar a los ancianos a irse a la cama, lo que puede provocar diversas complicaciones; Por ejemplo, el reposo prolongado en cama puede causar úlceras por presión, también llamadas escara, que puede ser difícil de curar. Además, al estar postrados en cama, es más probable que pierdan tono muscular, lo que los hace más propensos a sufrir otra caída.

Finalmente, el reposo absoluto puede aumentar el riesgo de desarrollar neumonía en los ancianos; Esto es especialmente importante para quienes han sido diagnosticados con un problema del sistema respiratorio, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, también conocida como EPOC.

Esto ocurre porque la inmovilización evita la expulsión de secreciones pulmonares, aumentando el riesgo de desarrollar neumonía. Como podemos ver, las fracturas pueden ser devastadoras para los ancianos; por lo tanto, teniendo esto en cuenta, es de suma importancia prevenir las caídas durante esta etapa de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This